Economía

BBVA consigue minimizar el impacto de la incertidumbre internacional en el PIB de España

Según el informe Situación España, que corresponde al segundo trimestre del año, que acaba de presentarse por parte del BBVA en Madrid, los resultados dan un crecimiento a España, pero ligeramente menor de que se había previsto. En datos, el servicio de estudios de la entidad financiera rebaja la previsión de crecimiento de este año hasta el 2,2%, dos décimas por debajo. Además, cree que el PIB español avanzará en torno a un 1,9% el año que viene.

Sin dejar a un lado la desaceleración mundial que se está produciendo en todos los países, y que ya empieza a afectar negativamente a países que estaban bien, como es el caso de Alemania, el informe tiene un resultado optimista con respecto al desempeño de la economía española revelando que el PIB se resiste al contexto de incertidumbre global. Más aún, las dos décimas de revisión que se han rebajado actualmente en la previsión de crecimiento, solo una de esas décimas está atribuida al menos crecimiento europeo. La otra décima se ha rebajado debido al cambio en la composición de la demanda de los últimos trimestres, un cambio en el que no solo influyen factores extranjeros, sino también nacionales.

La inversión en edificios y otras construcciones sube

El informe de BBVA también analiza la evolución del consumo y la fortaleza de la inversión en edificios y otras construcciones, datos que apuntan a un crecimiento por encima de las previsiones, que son realmente las que sostienen el crecimiento. Sin embargo, en el caso de la evolución de las exportaciones de bienes, la cosa cambia y defrauda.

En palabras del responsable de Análisis Económico de la entidad, Rafael Doménech, «la recuperación económica va a continuar aunque con desaceleración», y matiza «pese a la incertidumbre por la desaceleración mundial, el crecimiento está ahí».

A nivel de contexto de política monetaria podemos ver una mayor expansión de lo que se esperaba hace unos meses, pero también un riesgo ajeno a la marcha internacional, en cuanto al que el «tono expansivo de la política fiscal podría ir agotándose en la segunda mitad del año» debido a futuras decisiones de política económica por parte del futuro Ejecutivo, así como del agotamiento de algunas medidas.

El BBVA cree que el paro, en términos de EPA, va a quedar en el 13,9% a cierre de ejercicio (y no el 14,45 del último registro) además de conseguir moderar la inflación en el 1,1%.

Con respecto a la medida que entró en vigor el pasado 1 de enero donde el Salario Mínimo Interprofesional (SMI) se elevó hasta los 900 euros, el BBVA considera que «sigue siendo pronto para evaluar el impacto» aunque estima que eso repercutirá en el crecimiento del empleo para 2019 entre una y cuatro décimas por debajo que si no se hubiera aumentado, afectando a los sectores del mercado laboral. También el impacto dependerá de si las empresas trasladan esa subida a encarecer el precio final de los productos.

No habrá Brexit duro

Así lo establece el informe del BBVA.

Con respecto a los asuntos internacionales, el impacto de la salida del Reino Unido de la UE, hay optimismo y duda que se produzca un Brexit duro: «El Brexit proporcionará incertidumbre durante más tiempo, pero no habrá un hard Brexit», explica el jefe del Grupo BBVA, Jorge Sicilia. Sin embargo, por parte del BBVA Research, sí hay un crecimiento del riesgo de recesión en Estados Unidos en una proyección a dos años.

Finalmente, en cuanto a las negociaciones comerciales de China y Estados Unidos, o incluso de China con la Unión Europea, asume que hay riesgos a la baja, pero se muestra positiva en cuanto al desenlace. De hecho, Sicilia comentó al respecto: «la espada de Damocles se centra en el binomio EEUU-China, donde el escenario central sigue apuntando a que el acuerdo se va a producir; y tenemos también confianza en que la situación de la UE y Estados Unidos sobre los aranceles a los vehículos se va a solucionar».

Fuente: Eleconomista