Economía

Se prohíbe la cancelación de última hora en la cadena alimentaria

La nueva normativa que acaba de entrar en vigor prohíbe prácticas que se venían utilizando, calificadas como desleales, en la cadena alimentaria, tales como las cancelaciones de última hora, retrasos en los pagos de los productos que caducan o cambios unilaterales o retroactivos de los contratos.

Tras haber sido publicada la normativa en el Diario Oficial de la UE la semana pasada, el martes 30 de abril ha entrado en vigor.

Nueve reglas acaban con 16 prácticas desleales

Un total de nueve reglas serán ahora las que rijan la cadena alimentaria impidiendo que se lleven a cabo 16 prácticas comerciales desleales. Pero no serán las únicas, ya que habrá otras que se ejecutarán para acordar de forma clara e inequívoca la relación entre las dos partes.

Entre ellas están las devoluciones de artículos no vendidos sin pagarlos, la obligación de que el comprador pague al proveedor con el objetivo de tener un acuerdo de suministro; o pagar el proveedor al comprador a cambio de publicidad y promoción.

Todas estas normativas se aplicarán a los implicados en la cadena alimentaria, con unos ingresos de al menos 350 millones, aunque habrá diferentes niveles de protección si no se llegan a esos ingresos. En definitiva, quedaran cubiertos vendedores minoristas, procesadores de alimentos, cooperativas y organizaciones de productores (o productores individuales), vendedores mayoristas y más.

Ahora bien, la directiva sí que permite un mayor enfoque a los Estados miembros a los que estén por encima de los 350 millones de euros de ingresos, pudiendo adoptar medidas adicionales o crear una legislación nacional.

Les toca a los socios comunitarios el decidir si crean o designan autoridades nacionales para hacer cumplir las reglas. Serán ellos los que tengan autoridad para imponer sanciones, realizar investigaciones y más, como por ejemplo garantizar una confidencialidad de los denunciantes.

Fuente: Eleconomista.