España

La escolta de Torre liderada por un independentista «puro»

Marc Caparrós será el jefe del Área de Seguridad Institucional (ASI) de Quim Torra.

Marc Caparrós no es un nombre desconocido. Ya protagonizó varias críticas cuando fue jefe de la Brigada Móvil (Brimo) y dio por finalizada la reunión con un «Visca Catalunya». O los reproches que ha hecho a policías que no hablaban catalán mientras estaban de servicio.

Ahora, una vez más sale su nombre, esta vez como jefe del nuevo y polémico equipo de escoltas del presidente de la Generalitat, Quim Torra.

Su nombramiento aún no ha sido declarado públicamente, pero a través de los medios de comunicación ya se da a entender que el Departament de Presidència lo ha elegido para dirigir de cero el Área de Seguridad Institucional (ASI), una sección que está levantando muchas críticas y polémicas al respecto.

Y es que, entre otras cosas, los miembros solo tendrán que responder ante Presidencia y la selección de personal integrante en este grupo la harán asesores de Torra y el inspector Caparrós. «Si buscaban a un policía independentista es el idóneo», comentan con respecto a Caparrós.

También se sabe que la selección de los futuros miembros del nuevo cuerpo están a cargo de Caparrós, quien lleva entrevistándose varios días, sin que haya más detalles acerca del número de policías que compondrán este nuevo cuerpo o los detalles de las personas que estarán dentro del mimso.

Lo que sí se sabe es que está previsto que se amplía el número de grupos de la Unidad de Escoltas, de cuatro a cinco, lo que hace sospechar que es posible que se asuma también la protección del expresidente Carles Puigdemont en Waterloo (Bélgica).

Los nuevos fichajes de escoltas

Hasta ahora, se ha conocido que hay ya dos personas que trabajan al lado de Caparrós: un miembro de la unidad canina; y otro del Área de Recursos Operativos. Asimismo, se cuenta también, en este caso sin necesidad de entrevistas, con los exmiembros del Grup Especial d’Intervenció (GEI) con quien Caparrós coincidió como jefe de la unidad en 2008, cuando un incidente marcó al grupo al completo -una granada aturdidora explosionó en la entrepierna de un hombre que huía y el GEI fue denunciado dejando al policía que había tirado por error la granada solo-.

No es el único caso en el que Caparrós ha estado involucrado. En 2012, cuando estuvo en la jefatura de los antidisturbios, aparte de innovar en la manera de trabajar en la Brimo, sobre todo después del caso Quintana, la mujer que perdió un ojo por una pelota de goma, provocando que fueran prohibidas. Sus ideas para evitar el cuerpo a cuerpo de los agente, los altavoces de alta potencia, y la prevención fueron algunas de las medidas que llevó a cabo. Pero también el catalanizar a la Brimo, lo que más se recuerda de su paso por esa jefatura.

Muy similar fue en 2015 cuando, relevado del mando de la Brimo, y como instructor en el Institut de Seguretat Pública de Catalunya (SIPC), criticó con dureza a aquellos que no utilizaran el catalán. «No entendía que para hablarlo en clase o para dirigirse a un vecino, podía tener razón..Pero para intervenir en un incidente en La Mina -barrio históricamente vinculado al colectivo gitano- no era una prioridad», comenta un exalumno.

Por su parte, el Departament d’Interior niega que la nueva escolta del president sea de carácter político. Pero el momento escogido, además del perfil ideológico del nuevo jefe de la unidad, poco dejan a otro razonamiento.

A pesar de todo, la desconfianza también llega hasta otros cargos, como el vicepresidente del Govern, Pere Aragonès, quien rechazó sustituir su escolta (dependiente de los Mossos) por la escogida por el equipo de Torra.

Fuente: ElMundo