España

Santiago Abascal busca el voto socialista

Santiago Abascal, líder del partido Vox, es un hombre querido y odiado a partes iguales. Vox irrumpió con fuerza desde que, en las pasadas elecciones del 2 de diciembre en Andalucía, su partido fuera capaz de sacar escaños, cuando nadie daba nada por él.

Ahora, junto con los partidos tradicionales, PP, PSOE, Ciudadanos y Podemos, Vox aspira a conseguir tener votos en las próximas elecciones generales del 28 de abril. Para ello, la campaña ha comenzado y Abascal se ha volcado con los votantes socialistas.

«¿Qué tiene ese partido [el PSOE] de español, si sus dirigentes no tienen el más mínimo amor al bien común y a la unidad de España? ¿Qué tiene ese partido de obrero si se han olvidado de los obreros y los trabajadores, a los que ven con desdén desde sus mansiones pijiprogres?», eso es lo que Abascal les preguntó en la plaza de toros de la Cubierta de Leganés, donde fue el protagonista del mitin que llegó a reunir a 8500 personas.

El mitin de Leganés

Santiago Abascal se dio cita el pasado sábado en la plaza de toros de Leganés, donde, nada más pisarla, el gritería de fervor patriótico le inundó. Fue él quien dio la vuelta al ruedo saludando a todas las personas que se habían congregado allí, con banderas que agitaban, con vítores de «viva España», con serpentinas rojigualdas y confeti. Y con el himno nacional.

Vox, ese partido odiado y querido, protagonizó uno de los actos más multitudinarios que ha realizado desde la carrera electoral. De hecho, actualmente se puede ver al líder del partido participando más activamente en prensa, radio y televisión con el objetivo de acercarse a los posibles votantes, no solo a los de la derecha, sino también a los de la izquierda.

De hecho, consciente de que, según las encuestas, el partido están estancado en su expansión, y que necesita llegar a más, Vox sorprendió en el acto con una clara determinación para con los votantes socialistas a quienes les aclara que el PSOE los ha «traicionado» al echarse en brazos de los «enemigos de España».

Ahí recordó a Pablo Iglesias cuando, en las elecciones de 2015 y 2016, buscó el voto de los votantes de otros partidos. «No les hacemos ningún reproche», aseguró ahora Abascal, «les tendemos la mano y les pedimos que recorran el camino a nuestro lado, como ya hacen muchos españoles que habían votado cosas distintas».

Para Abascal el mayor problema de España es el PSOE, afirmó en el mitin. Y dio razones: el pacto con los golpistas separatistas, los que han apoyado el terrorismo, y los comunistas, haciendo alusión así a los independentistas de Cataluña, al País vasco y a Podemos.

Con el objetivo de impedirlo, y al igual que Pedro Sánchez ha usado en varias ocasiones, Abascal apeló, pidió y animó a los «votantes socialistas que siempre han confiado en la izquierda» a que votaran a Vox: «Estamos aquí, contamos con ellos. Queremos defenderles».

El líder de Vox planteó un partido político que mire por encima de izquierdas y derechas y se centre en «defender a los más débiles, en defender a España», situando los problemas e intereses de los españoles por encima de otros.

Vox busca ampliar sus votantes

Vox va en busca de los votantes socialistas que están indignados con Pedro Sánchez y lo ha hecho en Leganés, encuadrado en el histórico Cinturón Rojo de la Comunidad de Madrid, lugar donde el PSOE solía conseguir mayorías gracias al voto que obtenían allí. Sin embargo, con el paso del tiempo lo han ido perdiendo y Vox quiere que confíen en él para recuperar la confianza.

Sin embargo, no niega que realmente su electorado están más en la derecha que en la izquierda y saben dónde y cómo atacar al PP para llegar a los votantes. Ya lo hizo la líder de Vox en Madrid, Rocío Monasterio, con la forma en que Mariano Rajoy «peleó» por España. «Se fue a ahogar sus penas a un bar mientras entregaba España a sus enemigo», comentó recordando el momento en que Rajoy supo de la moción de censura de Pedro Sánchez y de cómo esta iba a ser aprobada.

Finalmente, el acto finalizó animando al voto «anti»: antiindependentista, antiPSOE, antiinmigración irregular, antifeminismo «supremacista», anti «el lobby gay», antiterrorismo, anti lo políticamente correcto…

Fuente: ElMundo