Euskal Herria

En mitad de la campaña de las elecciones generales Sánchez y Urkullu cierran transferencia de la AP-68

Los traspasos prometidos por el presidente socialista comienzan entre el  gobierno español y el vasco con la última carretera que no era de titularidad autonómica en Euskadi

A partir de mañana le tocara a Euskadi hacerse cargo de los 77,5 kilómetros de autopista AP-68 que hay entre Bilbao y el límite entre Álava y Burgos. El Gobierno vasco ha anunciado que procederá oficialmente a la recepción de «la titularidad, funciones y servicios» a partir de mañana martes de la última carretera que aún dependía y estaba al cuidado del Estado y que será traspasada aplicando la ley de territorios históricos a las Diputaciones de Bizkaia y de Álava.

2 millones de euros anuales será el monto que se descontara Euskadi del Cupo por el coste de mantenimiento de esta vía y hasta el año 2026 mantendrá su explotación privada por parte de Abertis -la concesionaria actual. Sánchez ya está observando los posibles aliados y el PNV insiste en darse a conocer ante sus electores como el único partido que defiende la «agenda vasca». Por eso la entrega de la competencia se produce en plena campaña electoral.

El día de mañana se reunirán las Comisiones Mixtas de transferencia para oficializar la primera y única transferencia acordada entre ambos gobiernos del listado de 33 que había incluido la ministra Meritxell Batet en su calendario. En una reunión virtual, representantes de ambos gobiernos formalizaran la entrega de esta competencia que, en sus inicios, era parte de un conjunto de cuatro que se intentaron unir los días previos al comienzo de la campaña electoral

La voluntad de seguir en la negociación con el tema de los traspasos de seguro escolar, ejecución de legislación farmacéutica y el servicio a los trabajadores mayores a 55 años que son expuestos a tratados de regulación de empleo, son cosas que están incluidas en el anunciado acuerdo de esta tarde. Josu Erkorea quien es el consejero, advirtió el pasado jueves, de todo lo que se podría presentar para logar un tratado después de corroborar que el gobierno central, había manipulado el criterio de valoración de las competencias utilizado en negociaciones anteriores. Un “ cambio de criterio” que hacía ver que la negociación había sido puesta a un lado hasta después de la campaña

Fuente: Elmundo.es