Internacional

Benedicto XVI denuncia la protección de los religiosos pedófilos por parte de la Iglesia

El papa emérito, Benedicto XVI, ha atacado la protección de la Iglesia para con los religiosos pedóficos y sostiene que la pedofilia nace del «colapso moral» de después de la Revolución de 1968.

Para Benedicto XVI, los pedófilos religiosos no tienen defensa. En un artículo escrito por el papa emérito, denuncia que la Iglesia protegiera en el pasado a estos religiosos, y que aún lo haga. De hecho, hace referencia a los años ochenta, cuando «debían ser garantizados sobre todos los derechos de los acusados. Y esto hasta el punto de excluir de hecho una condena. Su derecho a la defensa fue extendido de tal manera que las condenas fueron casi imposibles».

El documento, titulado ‘Iglesia y el escándalo de los abusos sexuales’, consta de 18 páginas y ha sido publicado por la revista alemana ‘Klerusblatt’, además de reproducido por el Corriere della Sera en Italia. En él, Benedicto XVI analiza cómo se ha perdido el concepto de moralidad, a consecuencia de la Revolución de Mayo del 68 y apunta que esto influyó en la crisis de los abusos sexuales a menores debido a que se consideró la pedofilia como algo «permitido y conveniente». «Los estándares vinculantes hasta entonces respecto a la sexualidad colapsaron completamente» y se impusieron nuevas normas como «la libertad sexual total».

Añade además que, a mitad de los años 60, el «colapso de la teología moral católica» hizo que la Iglesia quedara «indefensa ante los cambios en la sociedad». «El colapso de las vocaciones sacerdotales en aquellos años y el enorme número de renuncias del estado eclesiástico fueron una consecuencia de todos estos procesos», comenta en el documento.

A partir de 1970 y 1980, la pedofilia se convirtió entre la Iglesia en un «problema candente» donde, según el papa emérito, se pensaba que «no existía el bien solo solo lo que en ese momento, y según las circunstancias, era lo mejor». De hecho, establece que, fue en esa época, cuando la Inglesia intentó imponer un catolicismo moderno que creó «clubes de homosexuales» en los seminarios o que los obispos rechazaran la tradición católica, llevándolos a una crisis dramática.

Para Benedicto XVI, la pedofilia ha llegado a lo que es debido a la ausencia de Dios en la sociedad occidental.

Ratzigner renunció a ser papa en 2013

Benedicto XVI vive alejado desde que presentara su renuncia como papa en 2013. Sin embargo, desde esa fecha algunas son las contadas ocasiones en las que rompe su silencio para hacer reflexionar a la Iglesia y a los cristianos en general sobre la forma en que se conducen ahora. En este caso, en el documento habla del modo en que la Iglesia trata las denuncias por abusos, criticando que existía un sistema basado en «garantizar por encima de todo los derechos de los acusados». Sin embargo, en el momento en que Juan Pablo II dio la competencia para investigar a la Congregación para la Doctina de la Fe, el dicasterio vaticano que dirigía Ratzinger, la cosa cambió, expulsando del estado clerical a aquellos religiosos que eran culpables de abusos.

La publicación de este documento se ha realizado tras haber tenido contactos con el papa Francisco, a quien elogia por su trabajo, y también a Pietro Parolin. Se trata de un texto inédito que se ha publicado después de la Cumbre sobre la pederastia clerical que se celebró en el Vaticano en febrero, reuniendo a los representantes de las diócesis de todo el mundo.

Según algunos analistas, el documento de Benedicto XVI no solo habla de la historia de la pederastia y la Iglesia en el pasado, también alude a las conclusiones de la reunión, que critica con dureza. Para Ratzigner, su meta es contribuir en este «momento tan difícil que atraviesa la Iglesia católica».

Fuente: ElMundo.