Internacional

El señor de la guerra reencarnado en Jalifa Hafter

Hafter asedia Trípoli y pretende gobernar Libia a sus 75 años.

Libia aún se recupera, ocho años después, de la caída de Gadafi. Ahora, un nuevo caudillo vuelve a poner patas arriba el país. ¿Su objetivo? Gobernarlo con puño de hierro. Jalifa Hafter, de 75 años, militar parco y obstinado, y tras una vida marcada de procelosos vaivenes de la política libia, está muy cerca de hacerse con el poder. Hasta este momento, controla parte del sur y todo el este del país. Solo Trípoli se resiste a su voracidad. Pero, ¿por cuánto tiempo?

Hafter nació en Ajdabiya, en la provincia oriental de la Cirenaica. Pertenece a la primera generación de jóvenes militares que se formaron una vez se independizó Libia. Al igual que Gadafi, compañero de armas con quien conspiró para derrocar al rey Idriss en 1969, formó parte de la cúpula militar del nuevo régimen, compartiendo ideología laica y panarabista.

Sin embargo, a mediados de los ochenta, y siendo coronel, comandó las tropas en la guerra contra el Chad. Un año después, fue capturado junto con sus 700 hombres y hecho prisionero de guerra lo que le mantuvo tres años en una cárcel africana. Gracias a la mediación de Washington, en 1990 fue liberado y pasó a vivir en EEUU.

La relación con Gadafi ya era prácticamente inexistente, llegando, en 1996, a participar en un intento frustrado de golpe de Estado contra su propio compañero.

La vuelta de Hafter a Libia

Cuando, en 2011, cayó el régimen de Gadafi, Hafter, con la nacionalidad estadounidense, volvió a Libia esperando tener un cargo de responsabilidad en las nuevas Fuerzas Armadas. Sin embargo, no fue así y regresó a EEUU. Pero, en 2014, y tras una tensión interna y regional, aprovechó la oportunidad de volver a su país y al poder a través del proyecto de restauración autoritaria del eje liderado por Arabia Saudí. De hecho, en mayo lanzó su Operación Dignidad, un avance militar contra las milicias islamistas que estaban en Bengasi, la ciudad del este.

Hafter al mando del Ejército Nacional Libio

Hafter es actualmente el líder del Ejército Nacional Libio, integrado por remanentes del ejército de Gadafi, varias milicias tribales del este y también mercenarios subsaharianos. La expansión militar que está teniendo y que asoló el Gobierno de Tobruk, alternativo al de Trípoli, ha sido posible por el apoyo logístico y militar tanto de los Emiratos Árabes como de Egipto.

Su desmesurada sed de poder se ve envuelta en un discurso antiislamista, muy parecido al islamista egipcio Abdelfatá al Sisi. Igual que este, Hafter espera obtener apoyo de Occidente usando el espantajo yihadista, ya que, de ello depende el éxito para asaltar el trono de Trípoli.

Fuente: ElPaís