Internacional

May quiere hacer una última votación del acuerdo del Brexit coincidiendo con la visita de Trump

Ha sido confirmado por Downing Street después de una charla con Jeremy Corbyn, líder de la oposición, pero sin garantías de éxito.

Theresa May no se rinde. Y por eso ha propuesto una cuarta y última votación del acuerdo del Brexit para la semana del 3 de junio, semana que coincide con la visita de Estado del presidente americano, Donald Trump. Tras la charla que mantuvo con Jeremy Corbyn, líder de la oposición laborista, ha sido confirmado por Downing Street aunque no hay garantías de éxito en las negociaciones que ya llevan siete semanas intentando salir del «impasse» político.

Las últimas conversaciones con la oposición laborista fueron descritas por May como «útiles y constructivas». Sin embargo, se sabe que hubo presiones por parte de las bases del partido y de diputados «tories» para romper la mesa negociadora debido al desplome de los conservadores de las elecciones europeas del 26 de mayo en el Reino Unido.

Jeremy Hunt, secretario de Exteriores, lanzó entonces una advertencia a la «premier» y declaró que el Partido Conservador podía ser «crucificado» por las bases en unas elecciones generales si no respetaba el resultado del referéndum de la UE. Y lo mismo podía ocurrirle al Partido Laborista.

Por su parte, los laboristas reclaman una permanencia en la unión aduanera para apoyar el acuerdo del Brexit, a lo que May a ofrecido una permanencia «temporal» hasta que se celebren las elecciones generales. Boris Johnson, exsecretario de Exteriores y candidato a líder conservador ha adelantado que no respetará ese acuerdo si llega al poder.

May también se ha negado a someter el acuerdo final del Brexit a un segundo referéndum a pesar de la insistencia de Keir Starmer, portavoz laborista, que aboga por una nueva consulta popular.

La «premier» envió el martes a Bruselas a Oliver Rolins, su mano derecha, para indagar sobre la disposición que habría en alterar la declaración política firmada en noviembre y que pudiera adaptarse en base a un acuerdo con los laboristas. Sin embargo, los negociadores comunitarios no le dan importancia a ese viaje ya que consideran que Reino Unido sigue sin «aclararse» con el Brexit.

La primera semana de junio, cuando se celebrará el nuevo voto parlamentario ha sorprendido ya que, del 3 al 5 de junio visitará el país Donald Trump quien ya criticó a May por una falta de habilidad negociadora con Bruselas y hará que tomen mayor fuerza los partidarios de un Brexit «duro», como el nacionalista Nigel Farage.

Fuente: ElMundo.