Internacional

Nueva fecha para un Brexit con condiciones

Según la Presidencia de Francia, «un año sería un plazo muy largo». Una de las condiciones a Reino Unido podrían ser que se comprometiera a no entorpecer el funcionamiento de la UE.

El Brexit tiene una nueva fecha de salida: el 31 de diciembre. O, al menos, eso dicen por Berlín. Pero de darse el caso de que se extendiera de nuevo la salida de Reino Unido de la Unión Europea, lo haría bajo estrictas condiciones, según París. La reunión que llevarán a cabo en Bruselas fijará un nuevo plazo de salida pero, también, unas condiciones nuevas.

Que ninguno quiere una salida sin acuerdo es un hecho. Pero los tiras y aflojas que llevan semanas, sino meses, la UE y Reino Unido no parece que sea para conseguir un final feliz. En base a la última cumbre de emergencia, la salida estaba fijada para el 12 de abril. Y, sin que el Gobierno británico fuera capaz de que en su Parlamento se ratificara el acuerdo para dar por finiquitada la pertenencia a la UE, el pasado 29 de marzo, con un aplazamiento para el 30 de junio, parece que nadie cree posible que eso se vaya a producir en esas fechas.

La visita de May a Merkel y Macron

Una de las citas de la Theresa May, primera ministra británica, ha sido con Ángela Merkel, la canciller alemana; y Emmanuel Macron, presidente de la República francesa.

Según fuentes de la Presidencia francesa, discutían sobre un nuevo plazo, señalando a la prensa que «el escenario de un año de plazo extra es demasiado largo». Desde Berlín, un miembro de la CDU, que es el partido de Merkel, anunciaba que la propia canciller podía estar dispuesta a que la salida de Reino Unido no se produjera hasta principios de 2020.

Tras escuchar una vez más el jueves a May, los jefes de estado y de gobierno de los 27 que conforman la UE decidirán su aprobar por unanimidad, o no, un nuevo plazo para la salida. Lo que está claro es que nadie quiere ser culpable de las consecuencias que puedan tenerse con una salida sin acuerdo. Y esto no viene de cerca; los británicos votaron salir de la UE a mediados de 2016.

La prórroga que no saldrá gratis

A pesar de que la UE pueda conceder una nueva prórroga al Reino Unido, esta no va a ser gratis. Siempre que se acepten esas condiciones que han salido por una fuente próxima a Macron donde París quiere que Londres se comprometa a no interferir en el normal funcionamiento de la UE.

Esto significaría que debería quedarse al margen de, al menos, dos de las decisiones más importantes en un futuro inmediato: la elección de la próxima Comisión Europea y su presidente; y la negociación del presupuesto plurianual de la UE.

París busca las condiciones y garantías necesarias para ceder que, conforme mayor sea el plazo, mayores serán. Además, también quiere un examen periódico de los compromisos adquiridos haciendo que el comité de seguimiento esté en manos de los Estados.

La misma fuente, ante un grupo de corresponsales reunidos a un lado de donde Macron esperaba a May, comentó que «sin garantías ni perspectivas de acuerdo, no habría extensión».

Por su parte, May deberá explicar a sus socios europeos si intentará que Westminster apruebe el acuerdo que negoció Michel Barnie en nombre de los 27 o bien se podrá producir un pacto con los laboristas para seguir dentro de la Unión aduanera cuando se produzca el Brexit. A este respecto, París va a evaluar las «posibilidades de éxito» de los planes de May, quien ha fracasado ya tres veces en su intento de que el Parlamento británico ratifique su acuerdo.

La fuente francesa reiteró varias veces que Londes no aspirará a negociar su futura relación con la UE hasta que ratifique su salida. «Durante ese periodo de extensión no se negociarán ni el futuro acuerdo comercial ni ningún otro». Porque la UE «no puede negociar con un tercero que aún forma parte de ella».

Los Eurodiputados británicos no van a ceder

«Jurídicamente no puede privarse de ninguno de sus derechos a los eurodiputados británicos pero lógicamente no deben tener cargos», explicó la fuente francesa sobre los eurodiputados británicos que han de ser elegidos en mayo, de no consumarse la salida de la UE.

Por parte de París, lo que sí debe hacerse es no nombrar a ningún británico para los puestos del Parlamento. «Al participar los británicos, el reparto de sus escaños, decidido hace tiempo en la seguridad de que Reino Unido estaría ya fuera para estas fechas quedaría congelado. España, por ejemplo, seguiría con el mismo número de escaños que en esta legislatura cuando había ganado varios.»

La fuente no quiso hablar sobre las posibilidades que pueden suceder en la reunión de Bruselas, ni los posibles escenarios en caso de acuerdo. Tampoco sobre los planes para Calais en caso de una salida de Reino Unido en la última fecha concedida.

Pero sí volvió a comentar las condiciones de París para un nuevo aplazamiento. «No se negociará la futura relación de Reino Unido con la UE mientras no haya acuerdo de salida. Londres debe comprometerse a no perturbar el funcionamiento de las instituciones comunitarias mientras siga siendo miembro. Y tendrá que aceptar un comité de seguimiento de la situación en manos de los Estados».

Habrá que esperar a Bruselas y la celebración de la segunda cumbre de emergencia en 15 días. Con una figura de primera ministra británica débil que busca una prórroga para un país que no respeta su autoridad, no se sabe qué pasará. La reunión con la canciller alemana y el presidente francés puede haber sido un intento por relajar tensiones pero quizá debieron ver una furgoneta que los liberales del FPD hicieron circular por las inmediaciones con el cartel «Querida Theresa May. Hágalo. Pare el Brexit. Dé una oportunidad a Europa.»

Fuente: ElMundo