Política

El cambio de estrategia de Casado: ataque a Cs y a Vox y reclama para su partido el centro derecha

El líder popular, Pablo Casado, aparta a Maroto de la coordinación de las campañas y establece como lema «Centrados en tu futuro».

Que el PP no salió bien parado en las elecciones generales que se celebraron el pasado 28 de abril es una realidad. Después del brutal golpe que recibió, aún tiene que luchar porque su derrota no sea mayor tras las elecciones del 26 de mayo. Y más que un análisis profundo y un ‘mea culpa’, la estrategia que se tomó ayer fue la del ataque. Esperan así que los electores centro-derecha vuelvan al PP.

Para ello, Casado ha cambiado radicalmente de estrategia atacando frontalmente tanto a Ciudadanos como a Vox, tachando a uno de transfuguismo, y al otro de ultraderecha. A su vez, reclamó su sitio como centro-derecha. «Somos la única alternativa posible a Sánchez».

La reunión en Génova del martes por la tarde de los barones y principales dirigentes del PP para paliar el desastre del 28 de abril ha hecho que haya un cambio de dirección. Alberto Núñez Feijóo, que no acudió por compromisos en el Parlamento autonómico, sí que avisó: «hay que ensanchar el partido», una idea en la línea de los dirigentes en la etapa de Rajoy para «ampliar los equipos y volver al centro».

El mensaje que más se repitió entre los barones antes del Comité fue el de recuperar el centro político. De hecho, Juan Manuel Moreno, presidente de la Junta de Andalucía, declaró que «nunca se puede mover la otra pierna del centro, porque es donde está la mayoría». Por su parte, Alfonso Fernández Mañueco, presidente del PP de Castilla y León, envió otro mensaje para que se planteen las elecciones municipales y autonómicas «desde la moderación y el centro de la política».

El PP el único partido de centro

Margallo, uno de los candidatos que compitió en las primarias populares con Casados, ha hecho unas declaraciones en RNE donde ha recomendado al partido «recuperar su razón de ser y volver a la esencia del partido de centro». También en el Comité Ejecutivo se han oído voces para «centrar el discurso» en las cosas que le importan a las personas.

Ahora bien, otros dirigentes, como Alejandro Fernández, niega que el PP deba cambiar. De igual opinión es José Ramón García Hernández, otro de los candidatos de las primarias.

En la reunión todos concluyeron en que fragmentar el voto de centro-derecha ha sido letal y que esa división ha venido organizado por La Moncloa.

Además, las críticas por las listas electorales ha hecho mella en el ánimo de muchos populares, creando tensiones que aún no están resueltas. El único punto en el que los barones y los dirigentes del PP han coincidido ha sido en el liderazgo de Casado. «De momento». Al parecer, no habrá decisiones de gran envergadura hasta las elecciones municipales y autonómicas, un resultado que puede levantar o terminar de hundir al PP.

El cierre de filas en torno a Casado es algo que no se discute en el PP. De hecho, Pablo Montesinos, número uno del PP por Málaga, apuntó que «hay que corregir lo que no se ha hecho bien y, a partir de ahí, con Pablo Casado al frente, todos debemos remar por un objetivo común: que todo el centro derecha esté unido en torno al PP».

Desaciertos más que aciertos

En dicha reunión, Casado a tomado algunas decisiones. Una de ellas, que ya se ha conocido, es el lema para las campañas del 26 de mayo: Centrados en tu futuro. Una frase muy parecida a la que Rajoy utilizó en 2011 y con la que obtuvo muy buenos resultados.

Otra de las decisiones de Casado ha sido la de sustituir a Javier Maroto como director de campaña en favor de Isabel García Tejerina en la coordinación de las elecciones europeas; y Cuca Gamarra en las municipales y autonómicas. Pero Maroto no se libró de las duras críticas de algunos dirigentes, entre ellas las de Mercedes Fernández, presidenta del PP de Asturias, que declaró que «tuvo más desaciertos que aciertos».

Uno de los primeros errores que ha reconocido Casado es el no ver que el enemigo real era él mismo, pasando a la ofensiva contra Ciudadanos y Vox. «Es falso que en España haya tres derechas. En España solo hay un partido de centro-derecha, que es el PP, uno de extrema derecha, que es Vox, y uno socialdemócrata, que es Ciudadanos, que ha favorecido los intereses del PSOE». «Somos el único partido de centro-derecha, que ha ganado en 2444 municipios, Ciudadanos en 115 y Vox en 72, y que liderará la oposición».

El camino del PP para el PP

En el ataque, se refirió a Santiago Abascal, a quien recordó que le debe mucho al PP al «cobrar de fundaciones, chiringuitos y mamandurrias, como él dice, hasta antes de ayer». Y también tuvo palabras para Rivera, a quien le comentó que lleva 13 años perdiendo las elecciones y sigue al frente de un partido «de transfugas».

El Casado callado parece que se ha quedado en un segundo plano para ver ahora a un líder del PP presto para la batalla: «Vamos a lo nuestro. Vamos a recuperar nuestro espacio electoral. Hemos tomado nota del mensaje que nos mandan los españoles. Los electores quieren un PP reconocible en sus principios y valores, útil en las propuestas de Gobierno, orgulloso de lo que hemos hecho y capaz de ilusionar a todo un país». «Son las primeras elecciones a las que me presento y mis predecesores ganaron a la tercera. Hace falta reconstruir el partido piedra a piedra, después de estos meses tan complicados tras la salida del Gobierno».

La reunión del Comité Ejecutivo Nacional se mantuvo durante tres horas, con quince intervenciones de barones y dirigentes populares una vez habló Casado. Una de ellas, Ana Pastor, expresó su apoyo incondicional al presidente.

Fuente: ABC.