Política

El Gobierno seguirá de cerca a la Diplocat por si malversa fondos públicos o «se pasa de sus límites»

Exteriores tiene constancia de que algunas «embajadas» catalanas se están extralimitando en sus funciones y tomará medidas para frenar ese tipo de actuaciones.

Dolores Delgado, ministra de Justicia, ha confirmado que el Gobierno va a seguir de cerca los movimientos del Consejo de Diplomacia Pública de Cataluña (Diplocat) con el objetivo de esclarecer si la actividad que realiza es acorde a la ley o bien incurre en malversación de fondos.

«Estamos expectantes y atentos a ello» han sido las palabras que ha pronunciado Delgado en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros cuando le han preguntado por el anuncio que ha hecho el Gobierno catalán donde activaba el consorcio público-privado, ya cerrado por el Gobierno de Mariano Rajoy al aplicar el artículo 155 de la Constitución Española a finales de 2017.

Según un informe, el Tribunal de Cuentas ha sabido que Diplocat gastó entre 2011 y 2017 15,8 millones de euros en distintas actividades, entre las que se encuentra como objetivo el «promocionar, publicitar, justificar, promover o impulsar el proceso soberanista», y que justifica más del 74% de los gastos.

Por su parte, Diplocat -afirmando que nunca ha dejado de existir- ha anunciado que va a reanudar sus actividades a través de una promoción internacional del Día de Sant Jordi invitando a Barcelona el próximo 23 de abril a 11 periodistas de Alemania, Grecia, Reino Unido, Letonia, Italia, Eslovenia y Estonia.

Este no sería el primer acto que lleva a cabo. En junio de 2018, después de las elecciones autonómicas catalanas, celebró un acto de constitución donde el ministro de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación, advirtió que era imposible prohibir su existencia, pero que lo vigilarían de cerca.

El Gobierno aceptó la decisión de la Generalitat de Cataluña para «crear una entidad para promover su imagen», siempre que se limitara a las competencias autonómicas y actuase conforme a la ley (Ley de Acción y del Servicio Exterior del Estado de 2014.

Las embajadas catalanas en el punto de mira

El Gobierno también seguirá estrechamente a las embajadas catalanas, a través del Ministerio de Exteriores, ya que tiene constancia de que algunas se están extralimitando en el ejercicio de sus funciones y se estudia las herramientas a utilizar para que cese este tipo de actuación.

El Gobierno de Torra, desde que tomara posesión, ha anunciado que abrirá oficinas en Londres, Berlín, Washington, Roma, Ginebra, París, Viena, Tallin, Zagreb, Lisboa, Estocolmo y Beirut, junto con la de Bruselas, a la que el 155 no pudo aplicarse y ha seguido y sigue abierta en el país.

De esas aperturas, el primer grupo fue recurrido por Exteriores ya que la Generalitat las consideraba como reapertura, y no como una nueva oficina, algo que paralizó el proceso. En cambio, el segundo grupo, comunicado de manera adecuada esa vez, pudo seguir adelante pese a la opinión -no relevante- en contra de Josep Borrel.

Fuente: ElDiario.