Política

Pedro Sánchez propone a Miquel Iceta como presidente del Senado

Iceta no es senador, para ello, tendría que ser designado por el Parlamento de Cataluña en lugar de José Montilla.

Pedro Sánchez comienza a dar concesiones a Cataluña después de que ganara las pasadas elecciones del 28 de abril. En esta ocasión, ha propuesto al primer socialista catalán, Miquel Iceta, para ocupar la Presidencia del Senado, según fuentes del partido.

El PSOE consiguió en las elecciones del 28-A tener mayoría absoluta en el Senado, lo que hace que se garantice su elección. Pero antes de que pueda llevarse a cabo, es necesario que el Parlamento catalán lo designe como senador, ya que no está ni siguiera en las listas de la Cámadra Alta.

El nombramiento se producirá en las próximas horas, ocupando el escaño que tiene ahora el expresident de la Generalitat, José Montilla.

Iceta habría convocado para hoy mismo una reunión de la Ejecutiva del PSC para tratar su marcha a Madrid, algo que, según fuentes del PSC, ven como un «honor» el hecho de que vaya a presidir el Senado. Para ellos, que Iceta sea el próximo presidente de la Cámara Alta es «muy importante», «un simbolismo muy elocuente».

Iceta, partidario de una salida negociada a la crisis política e institucional en Cataluña

Sánchez ha intentado llevar a cabo un diálogo con la Generalitat que ha fracasado tras varias reuniones para tratar la salida negociada a la crisis política e institucional en Cataluña.

Y es que el voto de los independentistas de ERC y PDeCAT era necesario para aprobar los presupuestos del Gobierno y alargar la legislatura hasta junio de 2020, cosa que no ha podido ser.

Tras normalizar la relación institucional con Cataluña en los primeros meses de mandato, el presidente en funciones organizó una reunión con Quim Torra en el Palacio de Pedralbes, en Barcelona, terminando las reuniones en febrero con una exigencia por parte de la Generalitat para que abordara la convocatoria de un referéndum para la independencia.

Así, las formaciones separatistas votaron en contra de los presupuestos y no le quedó más remedio que convocar elecciones. Fue en esa época cuando Sánchez aceptó crear una mesa de partidos ajena a las instituciones así como la figura de un relator/mediador.

El triunfo del PSOE

Para el PSOE, haber ganado las elecciones el pasado 28 de abril ha supuesto un aval en el proceso que ha catapultado electoralmente al PSC en las generales y que no ha penalizado al partido socialista fuera de Cataluña. Así es como se enmarca la promoción de Iceta a la política nacional.

Según fuentes del PSC, opinan que se trata de un mensaje a los catalanes y de una señal sobre la apertura de nuevo del diálogo. El propio Iceta comentó recientemente que, después de la sentencia del Tribunal Supremo sobre el 1-O y la declaración unilateral de independencia, y de nuevas elecciones, se reabrirán las conversaciones.

El Senado en Barcelona

Varias han sido las ocasiones en que se ha planteado el trasladar el Senado a Barcelona, pero en este caso Sánchez ha sido el que ha optado por hacer que un catalán presida la cámara con mayor vocación territorial.

De hecho, Sánchez no niega que quiera solucionar la crisis catalana, más ahora que hay una estabilidad de su Gobierno y que éste no depende tanto de los independentistas. El problema puede venir en que se ha comprometido a hacerlo en los márgenes de la Constitución.

En las reuniones entre Pablo Casado y Albert Rivera, el tema de Cataluña ha sido un asunto clave, uno que Sánchez ha decidido aposta por abrir un canal de «comunicación permanente» entre PSOE, PP y Ciudadanos.

El Senado es también quien debería aprobar el artículo 155,algo que tanto Rivera como Casado reclaman al Ejecutivo.

La marcha de Iceta

Iceta se marcha, formalmente, de Barcelona para presidir el Senado. Pero su marcha tiene una consecuencia, no solo en cuanto al liderazgo del PSC, sino también a la candidatura a la Generalitat. Lo que parece imposible es que vaya a ser elegido presidente del Senado y que renuncie a su cargo meses después para presentarse a las elecciones autonómicas que se convocarían en otoño. Sin embargo, el PSC ya se ha pronunciado: «ya veremos».

Por ahora, continuará al frente de sus cargos orgánicos y ante unos eventuales comicios que realicen primarias para elegir al candidato.

En cuanto al PSOE, la entrada del dirigente catalán en el Senado abre la puerta a que Meritxell Batet, ministra de Política Territorial y Función Pública en funciones, sea aspirante a la Generalitat (ha sido número uno al Congreso por Barcelona el 28-A).

Fuente: ElMundo.